sábado, 21 de octubre de 2017

Oda a Josefina



¡Ay Josefina, Josefina! ¿Cuál sería tu pecado como para que no corrieras la misma suerte que los faraones de Egipto?

No tienes radiografías decentes ni más claras que las que te han hecho. Las radiografías no te hacen justicia, parece que nunca pudiste moverte, que naciste como una figura de barro al salir del horno, rígida, fría y tan erguida como un soldado británico.

No veo claro el puente escapular, tampoco veo el esternón, pero eso sí, tienes unas clavículas bastante sexis con ese sostén metálico donde alguna vez pudo haber glándulas mamarias... señal de un enfoque pésimo al radiografiarte.

¿Qué pasante te lo ha hecho? Dime, cuéntame tu historia, homónima napoleónica.

¿Acaso se hizo al propósito para ocultar algo en tus entrañas o acaso estás hecha de materia extraña? Tan extraña como esa cara ausente que bajo los rayos x no dejan ver tu cadavérica mirada; sin embargo, tus huevos calcificados resaltan más que los que debería tener Alberto, tanto que parecen tan ajenos a ti.

Tu rostro externo que tanto ha inspirado a Magufos y Charlatanes casi hasta el llanto parece tan sereno y moldeado; me pregunto si tras esa diatomita habrá alguna huella digital que delate a tu creador.

¡Oh! Pobre mamotreto óseo con cabeza mutilada de perro... ¿Quién te hará justicia, querida mía?

------------------------------------------------------
Leopoldo Zambrano Enríquez
Informe U. F. O.
Monterrey, Nuevo León.

Texto publicado en Facebook el 17 de octubre. Revisado y corregido para su publicación en este espacio.

0 comentarios: